¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Succession 4x05:

negociando en tierras nórdicas

Escrito por:

Publicado: 24 de Abril 2023

Tiempo de lectura: 2.5 minutos

Fotografía:

Protagonistas de Succession sobre un cerro
Captura: HBO Max

En el nuevo episodio de Succession, Kill List, los altos mandos de Waystar Royco, junto a los viejos sabios de la aldea, viajan a Noruega para terminar de cerrar el trato que supo consolidar Logan Roy (Brian Cox) antes de morir. De a poco, todo cede al avanzar. Y si bien extrañamos al viejo lobo, el tridente rebelde Roy tiene que evolucionar y tomar sus propias decisiones.

Al mejor estilo Midsommar (2019), película de Ari Aster, los norteamericanos se suben a dos aviones privados rumbo al norte del mundo. Allí los espera Lukas Matsson (Alexander Skarsgärd), un millonario misántropo que quiere adueñarse de Waystar y algo más. ¿Qué sucedió en este capítulo? ¿Lograron llegar a buen puerto tras largas negociaciones? Todo eso y más analizamos en esta reseña del episodio 5 de la temporada 4 de Succession, serie de HBO del momento.

Y si todavía no leíste los análisis anteriores, puedes hacerlo aquí: 4×01, 4×02, 4×03 y 4×04. ¡Recuerda que puedes ver Succession en VTR+ y en HBO Max, ambas plataformas con acceso gratuito en tu plan de TV VTR!

Let’s Go-Jo

La cosa viene más o menos así: en la temporada anterior, Logan cerró un trato de palabra con Matsson, donde vendía Waystar y prácticamente todo, menos ATN, que era algo así como el proyecto de su vida, un canal de noticias respetado en todo el país. Ahora, en esta temporada, una vez que todo el equipo viaja a suelo nórdico, se desayunan con que no solo el precio aumentó, sino que Matsson también quiere ATN.

Los conflictos interpersonales y profesionales emergen. A la gran mayoría, entre los que se encuentran Gerri (J. Smith-Cameron), Karl (David Rasche), Frank (Peter Friedman), Hugo (Fisher Stevens), Karolina (Dagmara Domińczyk) y demás empleados le importa poco y nada ATN. Quieren una suma cuantiosa de dinero para su retiro o vaya a saber uno qué. Pero para Kendall Roy (Jeremy Strong) y Roman Roy (Kieran Culkin) es importante. Fue el último deseo de su padre. La que se muestra más ambigua y se roba el capítulo con unas cuantas frases venenosas e inteligentes es Shiv (Sarah Snook).

Shiv quiere vender, aunque no lo dice abiertamente. Y entre tanta negociación, habla con Matsson, que se muestra como un niño que nació en cuna de oro y jamás miro para abajo. El atlético magnate se abre con Shiv, y le cuenta algunos secretitos que podrían salir a la luz más adelante en la temporada y echar todo a perder. Quizás secretos demasiado íntimos. De todas maneras, Shiv saca partido de esto y aconseja al empresario en lugar de juzgarlo. Y le asegura que si ofrece más plata, será imposible que los hermanos Roy lo rechacen.

Entonces, con la oferta sobre la mesa, Kendall y Roman deciden boicotear el trato pero sin dejar rastros. Matsson, como buen bicho mercenario, se da cuenta de esto y les hace una oferta que no pueden rechazar. La suma es bestial, girando en los 192 mil millones de dólares. Un montón de ceros. ¿Qué hacen los hermanos? ¿Aceptan y cada uno sigue su camino? ¿Avanzan con el boicot silencioso? ¡La familia Roy sabe cómo poner nervioso al espectador!

Captura: HBO Max

La esperada Kill List

Así es, en la serie Succession hay una Kill List al mejor estilo Kill Bill (2003). Pero lo que definitivamente no hay son katanas, la yakuza motorizada y extremidades volando por los aires a manos de la Mamba Negra (Uma Thurman).

La lista en cuestión es para reorganizar los altos mandos de la compañía una vez que sea propiedad de Lukas Matsson. Y en ese nuevo escenario, personajes como Frank, Hugo y Karl no tienen lugar. Pero sí Tom (Matthew Macfadyen), para sorpresa de muchos. El ¿ex? marido de Shiv intentó durante todo el capítulo caerle bien a los noruegos. Y si bien no lo logró, se nota que quedó fuera de la lista gracias a la madre de su futuro hijo.

En definitiva, fue Shiv quien intercedió. Hace dos capítulos, antes de la muerte de Logan, Gerri estaba con un pie afuera de la empresa. Y ahora es una de las pocas personas que quedan en pie. La misma suerte corre Karolina, que zafó de entrar en la lista de la muerte. ¿Será el momento de las mujeres en Waystar? Ya lo veremos.

Este fue un gran capítulo de la temporada, la última de Succession, la serie creada por Jesse Armstrong de la que todo el mundo está hablando. Un humor cada vez más ácido y retorcido, diálogos incisivos y feroces y algunas frases para el recuerdo, como cuando Matsson les dice en la cara a Kendall y Roman que sin su padre son solo una banda tributo. Las aguas están lejos de estar calmas en Noruega, pero a los hermanos Roy parece no quedarles otra opción que vender. Y la artífice de todo esto, desde las sombras, fue nada más y nada menos que su hermana. Touché, Shiv, touché.