¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Succession 4x03: lo

que mata es la familia

Escrito por:

Publicado: 10 de Abril 2023

Tiempo de lectura: 4 minutos

Fotografía:

Personajes de Succession reunidos en una sala
Captura: HBO Max

Logan Roy está muerto. El magnate falleció de forma natural en un estadío temprano de la temporada, causando gran revuelo entre el fandom mundial. Que Logan (Brian Cox) muera se caía de maduro. Era mucho más que una posibilidad. Es decir, la serie se llama Succession: ¡come on! El punto es que el hecho sucedió en el tercer capítulo, llamado Connor’s Wedding -que de casamiento no tiene nada-, metiendo un giro argumental gigante para todo lo que está por venir. ¡Ni la Ley Naín-Retamal te cambia tanto las reglas del juego!

Y es que este domingo fuimos testigos de un episodio tan intenso como inesperado, que para muchos hará que la serie Succession gane el Premio Emmy. Tan magistral fue, que incluso no nos aguantamos las ganas de revivirlo hoy en VTR+ para terminar de procesar lo que sucedió. ¡Es uno de los mejores capítulos de la entrega y del año televisivo! 

Si quieres saber qué pasó con lujo de detalles, aquí lo desgranamos todo. No te pierdas nuestro nuevo análisis de la serie top de la actualidad, y si todavía no leíste los anteriores, puedes hacerlo aquí: 4×01 y 4×02. ¡Descansa en Paz, Logan!

Abróchense pronto los cinturones, nos vamos  ̶a̶ ̶l̶a̶ ̶m̶i̶e̶r̶d̶a̶ a estrellar

Lo único que se puede ver además de la familia Roy en el poster de la última temporada de Succession, la serie del momento, es un avión reflejado en un rascacielos. Y la última escena que vemos de Logan con vida es subiendo las escaleras de un avión privado, a punto de despegar, lanzando amenazas al viento como de costumbre.

Jesse Armstrong, el creador de esta gema televisiva, se arriesgó con un episodio complejo que cambia las reglas del juego. Mientras el equipo de Logan se dirigía a Suecia para hablar con Matsson (Alexander Skarsgård), CEO de GoJo, los hermanos se encontraban en la boda de Connor (Alan Ruck), pero un llamado de Tom (Matthew Macfadyen) cambia por completo el transcurso del capítulo y de la cuarta y última temporada.

Prácticamente en vivo, Roman (Kieran Culkin), Kendall (Jeremy Strong) y, posteriormente, Shiv (Sarah Snook) se enteran minuto a minuto de la muerte del padre. El vocero desde el aire es Tom. La tensión se incrementa considerablemente. Lo primero que piensa el espectador es que se trata de una clase de broma, e incluso una prueba del patriarca de la familia.

Más temprano que tarde, queda claro que Logan pasó a otra vida. Desde el inicio de la serie se supo que los días del gran Logan Roy estaban contados. La pregunta era cuándo iba a ocurrir y cómo lo iban a contar. Mark Mylod, el director de este episodio, se aleja del morbo y no muestra cómo sucedió el hecho. Por el contrario, la muerte es fuera de campo. La primera vez que se ve una toma clara del cadáver es a mitad de episodio, mientras la azafata del avión continúa con sus maniobras CPR. El estado de negación desaparece junto con el de los protagonistas. ¡Cine total!

Los hermanos se enteran uno a uno. Primero Roman, luego Kendall y finalmente Shiv. Connor es el último y casi que rechaza lo que ocurre de forma inmediata. Paulatinamente, mientras el episodio avanza, vemos cómo cada uno de los Roy se siente frente a este dolor. Y cómo hablan por teléfono diciendo sus últimas palabras. No se necesitan actuaciones grandilocuentes y desbordantes para representar el dolor. La sutileza de algunos gestos de los hijos es aún más grande.

En definitiva, una masterclass total de actuación, guión, puesta en escena y dirección. No hay fisuras. Todos brillan tanto que resulta complejo volcarse por un momento en específico, sin embargo durante las últimas horas, Sarah Snook se hizo trending topic, postulando su actuación para los próximos premios Emmy. Su contraparte, Tom, tampoco se queda atrás. Lo cierto es que todos estarán nominados y, posiblemente, el premio quede en familia.

El futuro de Waystar Royco

Kendall junto a Shiv Roy
Captura: HBO Max

Como mencionamos anteriormente, la muerte de Logan era esperada, pero no faltando 7 capítulos para que termine la serie. Dada la disputa por el conglomerado multimedia entre Logan y sus hijos, la partida temprana de él cambia drásticamente las reglas de aquí en adelante. ¡Nos quedamos sin villano!

Un capítulo perfecto para destrozar el statu quo establecido y virar hacia otra nueva dirección. Lo que sigue son un encadenamiento de llamadas telefónicas, silencios y rostros en shock, sin dimensionar lo que está por venir. Por un lado, el equipo de Logan empieza a redactar un comunicado para contar esto al público general y calmar al mercado. Por su parte, los hermanos quieren participar y quien finalmente da el comunicado a la prensa es Shiv.

Las acciones de la compañía caen inmediatamente mientras se levantan una serie de interrogantes. Van desde un posible testamento y/o voluntad de Logan, pasando por si todos los hermanos y partes puedan ponerse de acuerdo en el futuro de Waystar Royco, hasta la posibilidad de un posible despunte de Roman, que había coqueteado con su padre al inicio de la temporada y mostrando la posibilidad de traicionar a Kendall y Shiv.

Si bien todavía no terminó, el nivel que viene mostrando la serie a lo largo de los años es impresionante. Y un capítulo de estas características, donde muere uno de los mejores personajes jamás creados, terminó por catapultar a Succession, de HBO, al máximo panteón de las mejores series de la historia junto con Los Soprano, Mad Men, Breaking Bad, Lost y The Wire, entre otras pocas más.

No podemos más de la ansiedad y necesitamos que el tiempo se adelante hasta el próximo domingo, para un nuevo episodio. ¿Dónde ver Succession? Por supuesto que en VTR+ y HBO Max. ¡Larga vida al Rey!