¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

House of the Dragon, episodio

7: una boda y un funeral

Escrito por:

Publicado: 04 de Octubre 2022

Tiempo de lectura: 4.5 minutos

Fotografía:

Personajes de "House of the Dragon"

Otra semana más, y un nuevo capítulo de House of the Dragon ha llegado a VTR+. Lo primero que podemos decir es que Alicent Hightower, la reina, necesita medicación cuanto antes. Su odio hacia la princesa Rhaenyra, futura heredera del Trono de Hierro, no para de acrecentarse. Y a su favor, en este séptimo episodio de La Casa del Dragón, titulado “Driftmark”, tiene con qué enojarse. El hijo bastardo (sí, basta de secretitos, que todos saben que esos chiquillos no son Targaryen) de la princesa se encargó de dejar tuerto al hijo menor de Alicent, un sangre pura.

Esta nueva entrega del universo de Juego de Tronos sigue calentando motores y aumentando las expectativas para lo que será la tan esperada Danza de los Dragones, la guerra por el reino en la que esperamos violencia a tajo y destajo. Y en este capítulo 7, los bandos parecen haber quedado definidos. ¿Cómo continuó la historia tras la muerte de Laena Velaryon? ¿Podrá su hija Baela conseguir un dragón? Todo eso te lo contamos a continuación, en nuestro análisis de House of the Dragon 1×07.

¡Wait! Por si te lo perdiste, te dejamos nuestras reviews del episodio 1×01, 1×02 y 1×03 

1×04, 1×05 y 1×06 de La Casa del Dragón.

Un nuevo jinete

La escaramuza entre los primos tuvo lugar luego de que el jovencito Aemond Targaryen, en un rapto de locura y sobre todo coraje, se escapa del velorio familiar y va hacia las playas, donde el dragón más grande de los 7 reinos duerme plácidamente. Vhagar quedó sin jinete tras la muerte de Laena Velaryon, que se hizo la suicidación en el capítulo anterior tras no poder parir al tercer hijo de Daemon Targaryen. 

El muchacho vio su momento, ya que no tenía dragón porque su huevo jamás eclosionó, y le hizo frente a la titánica bestia. Vhagar finalmente lo acepta, y se eleva al cielo entrada la noche con su nuevo jinete en el lomo, para consolidar un primer paseo y forjar el vínculo. Todo muy al estilo Cómo entrenar a tu dragón (2010).

Al volver al castillo, Baela Velaryon ve su aterrizaje y sale a enfrentarlo junto a su hermana y los hijos de Rhaenyra. Ocurre que ella era la heredera del dragón de su difunta madre, pero Aemond se avivó y le ganó de mano. Lo cierto es que tanto estratégica como bélicamente, la jugada del jovencito es espléndida. ¡Ahora los Hightower tienen un dragón en su bando!

Toda esta secuencia de Aemond nos parece espectacular. Ahora entendemos por qué en el episodio anterior, cuando supimos que Laena era la jinete de Vhagar, no se nos mostró el momento en el que ella reclamaba el dragón. Y es que gracias a esa omisión, pudimos disfrutar con mayor fuerza la escena de Aemond dominando a la bestia. Con él protagonizando el momento, la serie adquiere una potente causa para el conflicto.

Aemond Targaryen de "House of the Dragon"

Se definen los bandos, la guerra está por llegar

Si hubo un lapso de tiempo donde se creía que la guerra iba a ser entre los Targaryen y los Velaryon, nos equivocamos fuerte. Sí, seguramente haya batallas entre estas poderosas familias, pero el verdadero enfrentamiento es otro. Es la Casa Hightower la que se impone como el principal adversario y enemigo de los Targaryen. Con la vuelta de Otto Hightower como la mano del Rey, sumando a los hijos de Alicent, Aegon II y Aemond, ambos con dragones, se consolida una fuerza potente como contendiente. Y es que según las leyes de Poniente, Aegon es el heredero legítimo del Rey, pero Viserys se empecina en postular a Rhaenyra. Bueno, es que sino no habría serie.

Como dijimos anteriormente, el odio de Alicent por Rhaenyra es excesivo. Incluso ridículo, teniendo en cuenta los primeros episodios cuando ellas eran jóvenes y prácticamente hermanas de sangre. Ahora que crecieron, parece que cambiaron sus personalidades. Alicent está en un momento de histeria total, exponiéndose en público y quedando mal parada frente a los miembros de la Corte; mientras Rhaenyra tiene las cosas más en claro. Ella se sabe heredera, pero no será fácil. Cuando el Rey Viserys muera, los protocolos se van a ir a la chuña.

La tan esperada alianza

Luego de varios años sin verse, Rhaenyra se vuelve a juntar con su tío Daemon, que estaba radicado en Pentos con su familia. Pero esta se desintegró tras la muerte de Laena. Y el incesto nunca fue un tabú en el universo Game of Thrones. Así que el tío y su sobrina hacen el delicioso a la luz de la luna y deciden casarse. Pero para ello, el esposo de Rhaenyra debe morir. Sin embargo, Leanor es un potencial aliado, y jinete de dragón. Entonces deciden simular su muerte frente a la familia Velaryon, y lo mandan al exilio, lejos de Westeros. El caballero ya llevará adelante su heroico regreso, hay que esperar.

Los bandos quedan bien marcados. Por un lado tenemos a Rhaenyra y Daemon, y sus respectivos hijos e hijas. Lo mismo ocurre de la otra vereda, con Alicent y su pandilla. La cantidad de dragones es proporcional en cada lado, pero todo parece indicar que los Hightower son los que harán el primer movimiento.

Entre tanto, la unión de la princesa y su tío será motivo de desgracia para Alicent y compañía. Es que políticamente es perfecto: ella le regala a su tío un camino de regreso al poder, sin que éste tenga que acudir a su hermano, el Rey Viserys, con quien todavía no parece ponerse en la buena. Por su parte, él le da esa ansiada legitimidad masculina que demanda Poniente para los miembros de la realeza, ya que Leanor no pudo darle un hijo a Rhaenyra. ¿Se vienen cabros chicos de pelo platinado para la princesa? Es probable.

Viserys está cerca de estirar la pata, cada vez con más cara de ataúd que de persona. Su heredera sabe que no será una batalla fácil, mucho menos corta. Y los Hightower harán todo lo que esté a su alcance para que Aegon sea nombrado Rey. Abróchense fuerte los cinturones, la guerra está a punto de comenzar. Y por supuesto que la disfrutaremos en VTR+. ¡Ya falta poco para La Danza de los Dragones!