¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

House of the Dragon:

resumen y análisis del primer capítulo

Escrito por:

Publicado: 24 de Agosto 2022

Tiempo de lectura: 5 minutos

Fotografía:

house of the dragon

“Lo único que puede derrumbar a la Casa del Dragón es la propia Casa del Dragón, afirma en la intimidad el Rey Viserys Targaryen (Paddy Considine), actual regente de Poniente. Él lo sabe mejor que nadie: está sentado en el trono más peligroso y codiciado de todos.

Con esa frase de Viserys podemos resumir las vibras de lo que nos presentó en su primer episodio House of the Dragon, la precuela de Game of Thrones que se estrenó el pasado domingo 21 de agosto en HBO. Este flamante y esperado spin-off expande el universo de George R.R. Martin que conocimos anteriormente en la pantalla chica, cargando en su mochila el peso de mantener y potenciar todo lo bueno de GOT, pero también de hacernos olvidar el bajón de calidad que tuvo en sus últimas temporadas

En esta precuela, los hechos ocurren tras 70 años de paz y prosperidad en Westeros, y 172 años antes de la muerte del Rey Loco y el nacimiento de Daenerys Targaryen, uno de los personajes más emblemáticos de la saga.

Con las bases sentadas, de a poco el espectador va tejiendo su mapa de personajes, escenarios, alianzas y encrucijadas. House of the Dragon vuelve a poner sobre la mesa un drama de aventuras político y épico, regodeándose con la fórmula que llevó a su serie madre al máximo estrellato. Damas y caballeros, los dragones vuelven a surcar los cielos, y aquí comentamos todo lo nos ofreció el primer capítulo de La Casa del Dragón.

En la búsqueda de un heredero

Viserys hace lo que puede. En efecto, llegó al Trono de Hierro de casualidad. El Rey Jaehaerys Targaryen lo eligió como su sucesor debido a la falta de descendencia directa. La disputa se erguía entre Viserys y su prima Rhaenys. Pero una mujer sentada allí, con tanto poder, no era bien visto en absoluto

Así que el Rey se decidió por su sobrino, y aquí estamos, una decena de años después, otra vez sin descendientes varones que puedan ocupar el lugar de Viserys cuando lo haga falta. Su esposa está en trabajo de parto, nuevamente, luego de dos abortos espontáneos. Esta es su última carta. Pero como siempre en el mundo de Juego de Tronos, las cosas no salen como uno quiere.

El bebé está invertido dentro del útero y el Gran Maestre Mellos (David Horovitch) le acerca una alternativa al Rey. Elegir entre la vida de su heredero o la vida de su reina. En este preciso momento es cuando la esencia de GOT revive por completo. Esa oscuridad mortecina y cínica reaparece con bombos y platillos. ¡Lo celebramos!

Viserys opta por el pequeño, pero el destino otra vez le juega una mala pasada. El bebé muere al cabo de un día y el funeral es por partida doble. Como es de esperar, Viserys está hecho bolsa, y el resto del Concejo Real, encabezado por su Mano Otto Hightower (Rhys Ifans), se aprovecha de la situación para acelerar la sucesión y elegir el próximo nombre que se siente en el ansiado trono. Entre su hermano menor Daemon (Matt Smith) y su primogénita, Rhaenyra (Milly Alcock por el momento, de grande la reemplazará Emma D’Arcy), el Rey se decantó por esta última, nombrándola próxima heredera.

house of the dragon

Más cerca de los dioses que de los hombres

Luego del funeral, donde se pudo volver a oír la legendaria palabra Dracarys luego de tres años, Viserys convoca a su hija para conversar. De fondo, el cráneo de la bestia más grande que jamás voló los cielos: Balerion. El Rey le comenta un secreto que ha pasado de rey a heredero durante cientos de años. Habla nada más y nada menos de la Canción de Hielo y Fuego y de una futura llegada del largo invierno –teléfono para los White Walkers–, donde todas las Casas se tendrán que unir para combatir este mal.

Además, y no menos importante, Viserys le pregunta a Rhaenyra sobre los dragones y su propia sangre real, el por qué de su importancia. La respuesta de su hija lo deja satisfecho. Los Targaryen están más cerca de los dioses que de los hombres porque cabalgan dragones. Ninguna otra familia lo hizo jamás.

Sin embargo, sabe que esta sociedad con las bestias es tan fructífera como arriesgada. Y no quiere repetir la perdición de Valyria, la ciudad natal de los dragones. Ésta fue sepultada por la erupción de volcanes de la zona, terminando con un reinado de más de 5000 años. Viserys quiere que los Targaryen sigan en el poder frente a todo pronóstico, por eso quiere asegurarse de elegir bien a su heredera. Valyria cayó porque los hombres olvidaron que el poder de los dragones no estaba hecho para ellos.

house of the dragon

Fuego y sangre

Con una hora de duración, el piloto de House of the Dragon dirigido por Miguel Sapochnik, director de episodios icónicos como La Batalla de los Bastardos (6×09), contó con todos los elementos que hicieron grande a su predecesora: sangre, dragones (Syrax y Ceraxes, de Rhaenyra y Daemon, respectivamente; según la familia hay 10 dragones adultos vivos), desnudos, sexo, combates a muerte entre caballeros y el tradicional torneo de justas de caballos. Todo el mix de ingredientes que a los fans nos llena el paladar.

A diferencia de Game of Thrones, que trataba de numerosas familias de distintos puntos de Poniente, House of the Dragon narra las peripecias de una sola familia, la más poderosa de la historia. Es un mismo lugar y una lucha entre ellos. De esta manera, se va a dedicar mucho más tiempo a menos cantidad de personajes, lo cual puede ser contraproducente

Lo que echamos de menos fue un cliffhanger potente al final, uno que nos dejara peinados para atrás y con más ganas aún de querer ver el próximo episodio. Pero de todas maneras, fue un buen primer acercamiento, cumpliendo satisfactoriamente las expectativas. 

Prendemos las velas e invocamos a todos los dragones para que este experimento salga de maravilla. Desde Clack! tenemos la ilusión a tope: todo parece indicar que vuelve la misa de los domingos. Y nosotros, sus fieles devotos, estaremos ahí para disfrutarla semana a semana con nuestro plan de televisión.