¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

House of the Dragon,

episodio 6: un nuevo salto temporal

Escrito por:

Publicado: 27 de Septiembre 2022

Tiempo de lectura: 5 minutos

Fotografía:

Rhaenyra Targaryen de "House of the Dragon"

Han pasado otros diez años en House of the Dragon y el tablero sociopolítico de Desembarco del Rey no deja de moverse. La salud del Rey está cada día peor. La relación entre Alicent y Rhaenyra es irremontable. Si alguna vez fueron amigas, ya no queda ningún rastro. Además, el cambio de actrices -¿y de personalidades?- principales finalmente sucedió, con Olivia Cooke como Alicent y Emma D’Arcy como Rhaenyra tomando la batuta.

El linaje Targaryen/Velaryon está en su máximo auge, manteniendo la falsa creencia de que la prosperidad de la familia está a salvo, aunque La Danza de Dragones está más latente que nunca. Este es el primer capítulo de La Casa del Dragón que se parece al libro en el que está basado, Fuego y Sangre. Una seguidilla de traiciones y tragedias sin mucho contexto y poco desarrollo se desenvuelven repitiendo esa necesidad extraña de acortar tiempos. Todo es mucho más directo, pero se pierde un poquito de profundidad.

Como sea, esta segunda mitad de la primera temporada acaba de dar su puntapié inicial, y como siempre, te traemos todo el resumen y análisis del sexto capítulo de House of the Dragon, titulado “The Princess and the Queen” (La princesa y la reina).

¡Espera! Si te los perdiste, antes te dejamos nuestras reseñas del capítulo 1×01, 1×02, 1×03, 1×04 y 1×05 de House of the Dragon.

La sucesión está a la vuelta de la esquina

El Rey Viserys está enfermo, desmejorado. Se lo ve sin un brazo, probablemente a causa de su enfermedad de la piel. La pérdida de pelo y la falta de aliento frente a cualquier paso es preocupante. Al Rey no le queda mucho tiempo de vida en Westeros, y a su alrededor están más alertas que nunca. Parece que le queda poquito para irse al patio de los callados.

Su esposa sigue vestida de verde, en un claro guiño al capítulo anterior. Sin embargo, parece haber algo en ella que cambió. A los 15 años, era una chica centrada, que entendía los aspectos más duros de la realeza, jugando el juego de tronos de manera sutil y elegante. Ahora, con 10 años más, sus caprichos florecen y le hace escenas a Viserys. Algo similar ocurre con Rhaenyra, que forjó un carácter a base de temperamento y temple, pero ahora parece desgastada, chata, huyendo a Dragonstone tras los rumores de sus hijos bastardos.

Hay nuevos y nuevas Targaryen en el Reino. Son hijos e hijas de Alicent Hightower (Olivia Cooke), la reina regente, y el Rey Viserys (Paddy Considine); y Rhaenyra (Emma D’Arcy), la heredera al trono, y supuestamente Leanor Velaryon (John McMillan). Del otro lado del mar angosto, en Pentos, Daemon Targaryen (Matt Smith) también fue padre de dos gemelas con Laena Velaryon (Nanna Blondell). La tasa de fertilidad a la orden del día. Pero Daemon se aburguesó, encerrado en la biblioteca leyendo sobre señores dragones, en lugar de volver a Westeros y tomar partido en todo lo que está ocurriendo. Parece que ya no está para esos trotes.

Rhaenyra y Laenor de "House of the Dragon"

Amoríos, amantes y traiciones

El capítulo comienza con el tercer parto de la heredera. Inmediatamente, Alicent pide ver a la criatura. Y es que los dos niños anteriores no tienen el pelo platinado como deberían. Los rumores se esparcen rápidamente por King’s Landing. Y el principal candidato a ser el padre del año es Harwin Strong (Ryan Corr), hijo mayor de la Mano del Rey, Lyonel Strong (Gavin Spokes). 

Rhaenyra hace un último intento de hacer las paces con Alicent Hightower para así calmar los rumores acerca del verdadero padre de sus hijos. Ella ofrece a su hijo mayor, Jacaerys, para que se case con Helaena, hija de Alicent. Ya que el joven está en la línea de sucesión, eventualmente puede convertirse en rey y la hija de Alicent en reina. Para sumarle más sustancia al acuerdo, promete darle un huevo de dragón de Syrax a Aemond, otro de los hijos de Alicent y el Rey, que todavía no logra reclamar a su bestia. Ocurre que un gran porcentaje de los huevos de dragón no eclosionan, dejando a estos futuros jinetes sin su principal arma.

Lo cierto es que el resentido guardia real Sir Criston Cole sabe de las andanzas de la princesa Rhaenyra, y expone a Harwin durante un entrenamiento, lo que desencadena una pelea que deja mal parado al hijo de la Mano. La corte decide envíarlo de regreso a Harrenhal y evitar más problemas, pero esto no es más que una pantomima. La reina se reúne en secreto con el hijo menor de la Mano, Larys Strong (Matthew Needham), una suerte de araña manipuladora, como lo fue 200 años después en Game Of Thrones el recordado Varys.

“La reina pide sus deseos y un sirviente del reino no duda en cumplirlos. Asumo que le escribirías a tu papá, no deseé esto, pero estoy seguro de que me premiará cuando el tiempo sea el correcto”, le dice Larys a Alicent al final del capítulo. El daño está hecho. El hermano menor mandó a matar al hermano mayor y al padre, cubriéndolo todo como un accidente. Un trabajo digno de Tony Soprano. ¡El protagonista es otra vez el fuego!

Larys Strong de "House of the Dragon"

Entre tanto, en Pentos, también hay un tercer parto. Es la esposa de Daemon. Lamentablemente, como ocurrió en el piloto de la serie, el bebé está trabado en el vientre y le aconsejan a Daemon la misma opción que tuvo Viserys. Pero este no acepta. Laena camina como puede fuera de sus aposentos, donde descansa el temible dragón Vhagar, y le gritó cuatro veces Dracarys. ¡Es el mítico harakiri versión George RR Martin! 

Veremos qué hace Daemon con todo esto. ¿Volverá a sus tierras para formar una alianza? Más temprano que tarde, los dragones van a pelear en las alturas, y la Danza de Dragones se desatará con una ferocidad que pocas veces se ha visto en la historia de Poniente. Queremos muertes y sangre.
Este sexto episodio es el que más protagonismo le ha dado a los dragones. Y ya con más de la mitad de la temporada vista, podemos decir que esta precuela de Games of Thrones es mucho más directa, mostrando sin demasiadas vueltas los intereses y motivaciones de los personajes para que la guerra empiece lo más pronto posible. ¿Cómo se desarrollará todo de aquí en más? Quedan cuatro capítulos, que obviamente seguiremos atentamente en VTR+.