¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Roger Corman: el cineasta

que desafió a Hollywood

Escrito por: Clack!

Publicado: 15 de Mayo 2024

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía:

Roger Corman de edad avanzada, con una camisa a cuadros dentro de una habitación
Fuente: ABC

El pasado 9 de mayo falleció Roger Corman, destacado productor y director de cine estadounidense. Conocido mayoritariamente como “El rey de la serie B” por su gran cantidad de producciones de bajo presupuesto. Que sí, resultaron ser buenas y demostraron que no se necesitan millones para hacer grandes películas.

Su deceso lo informó su familia, destacando una de sus frases por cómo quería ser recordado: sólo como alguien que hace películas. Su legado es innegable, ya que no, no fue solamente alguien que hacía películas. Fue el padre de varias figuras gigantes dentro de la industria del cine.

El legado de Roger Corman

Francis Ford Coppola hablando con Marlon Brando caracterizado como Vito Corleone en The Godfather
Fuente: ABC

Desde la primera película que produjo: Monster from the Ocean Floor (1954); hasta la última: Death Race 2050 (2017). En cada una de ellas, Corman ha dejado huella gracias a su forma de ver el cine y al apoyo que brindó a algunos cineastas.

Por eso, se dice ampliamente que es uno de los inspiradores de leyendas como Martin Scorsese. Esto, porque fue el productor de su segunda película llamada Boxcar Bertha (1972). Lo mismo ocurre con un director que actualmente es una eminencia.

¿Te suena The godfather (1972)? ¿o The virgin suicides (1999)? Sí, la primera oportunidad que Francis Ford Coppola tuvo fue gracias a Roger Corman en la película Battle Beyond the Sun (1962). Él decidió colocar a un estudiante a cargo del proyecto. Y menos mal, ya que gracias a eso tenemos cintas buenísimas.

No solo de directores se trata

Jack Nicholson como el Joker, sonriendo de manera macabra en una imagen en blanco y negro. Se ve su rostro de cerca y el fondo negro
Fuente: Sportskeeda

Grandes actores, que ahora están viejitos, le deben sus inicios a Roger Corman. Él fue productor en una de las primeras películas de Jack Nicholson. De hecho, participó en el film que significó su debut actoral: The Cry Baby Killer (1958)

De no ser por él, quizás no tendríamos el majestuoso rol como actor de reparto que Nicholson efectuó como el Joker en Batman (1989). ¡Soy Batman! O la obra maestra que fue The Departed (2006), también dirigida por Martin Scorsese. Y que cuenta con las participaciones de Leonardo DiCaprio y Matt Damon.

Ni hablar de Robert de Niro, que hace no mucho volvió a ser padre a sus, ahora, 80 años. Gracias a Corman es que obtuvo uno de sus primeros papeles en Bloody Mama (1970). 

Luego de eso, vino Taxi driver (1977), Toro salvaje (1981) y El rey de la comedia (1982), solo por mencionar algunas. O sea, de Niro tiene más de 100 películas en su currículum. Una locura.

El sello de Corman

Roger Corman recibiendo su premio Óscar honorífico. Está vestido de traje negro y una camisa blanca
Fuente: IGN

El principal motivo por el cual Roger Corman será recordado, es su capacidad para hacer cine de bajo presupuesto. Ojo, estamos hablando de la década de los 50, no es lo mismo que ahora. Por eso, tiene un valor agregado. ¡Aprende Marvel!

Podemos destacar su tremendo aporte al mundo del cine terror. En los 60, lanzó sus adaptaciones de historias de Edgar Allan Poe. Películas de terror que lo subieron a la lista principal de exponentes de este género. Entre ellas House of Usher (1960), Pit and the Pendulum (1961) y The Raven (1963).

Si bien no ganó ningún premio Óscar por su trabajo, en 2009 le entregaron uno honorífico por su trayectoria. Ese día, Quentin Tarantino tomó la palabra y agradeció su inclusión dentro del séptimo arte. Sobre todo, porque gracias a él, el cine independiente comenzó a ser respetado.

Su fallecimiento a los 98 años tiene de luto a todo el mundo del cine. Pero su legado es inmenso para muchas personas. Su familia lo destacó como un hombre muy generoso y un tremendo revolucionario del cine. ¡Descansa en paz, Roger Corman!