¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Capítulo 2 The Idol:

la serie mejoró, aunque…

Escrito por:

Publicado: 12 de Junio 2023

Tiempo de lectura: 4 minutos

Fotografía:

Jocelyn, protagonista de "The Idol", de pie junto a otras personas que le están conversando
Captura: HBO Max

Llegó el segundo episodio de The Idol, esta polémica serie de HBO que mucho ruido hizo antes de su estreno, y que no nos encantó en su primer capítulo. En nuestra review comentamos que su debut no fue la gran cosa, y que su historia no parecía ser muy prometedora.  Al margen de las escenas sexuales y crudas, que no nos escandalizan, consideramos que la trama no resultaba atractiva, aunque le dábamos el beneficio de la duda. Y es que no se puede juzgar una serie sólo por un episodio.

Así, nos sentamos a ver en VTR+ el capítulo 2 de The Idol, expectantes a ver cómo se seguían desarrollando los eventos. Y la verdad, es que la primera mitad nos gustó. La descarnada realidad de la industria y la búsqueda de perfección, así como la exploración del duelo de Jocelyn respecto a la muerte de su madre, fueron las temáticas que se abordaron y que nos parecieron espectaculares. ¡La angustia de la pobre chica nos llegó al alma!

En cuanto a la segunda mitad… puro soft porn. No solo por las escenas, sino también por los diálogos, que llegan a ser muy cómicos. ¡Son literalmente sacados de una producción para adultos! Y ojo, como comentamos antes, no es que pongamos el grito en el cielo por el contenido sexual. Sólo nos parece que no es un gran aporte para lo que la serie quiere contar. Además, lo decimos ahora: la actuación de Abel Tesfaye (The Weeknd) no nos convence. 

Como sea, a continuación te traemos nuestro análisis y comentarios del episodio 2 de The Idol, la serie de Sam Levinson que continúa dando que hablar.

El dolor físico y emocional de Joss

El capítulo comienza con Joss (Lily-Rose Depp) reuniendo a su equipo para mostrarle su reversión de “World Class Star”, la canción que le hicieron para reflotar su carrera. Ahora, con modificaciones hechas junto a Tedros (The Weeknd) en la entrega anterior, vemos los resultados: gemidos y un canto más “intenso”. Nikki (Jane Adams), una de las agentes de Jocelyn, le dice de una: es imposible que usen esa versión. No es comercial.

Obviamente, esto frustra a Joss, que termina por aceptar la negativa de su equipo y continuar con la versión original, aunque le resulte ajena, sin su sello. Pero bueno, para convertirse y mantenerse como una de las grandes estrellas del pop, hay que renunciar a parte de ti y escuchar a tus asesores, ¿no?

Sea como fuere, nuestra protagonista bebe el trago amargo y, por el momento, da vuelta la página. Ahora se viene la grabación del videoclip, y debe estar full concentrada para que todo salga bien. Pero por supuesto todo male sal.

Y es que Jocelyn y los bailarines que la acompañan, deben repetir una, otra y otra vez la performance, por errores de la propia Joss, o por errores técnicos de cámara. La chica está desconcentrada, sus movimientos no son del todo perfectos, y el cansancio comienza a hacer mella. No, no sólo cansancio, sino también dolor. Primero físico, pues vemos cómo tiene los pies hechos pebre de tanto moverse y bailar en el rodaje; y los muslos también, pero producto de un vaso que se rompió cuando estaba “jugando” con él la noche anterior. 

Y todo este malestar físico, que le impide bailar de la mejor manera, comienza también a desnudar su dolor emocional. Por unos instantes, Jocelyn muestra toda su vulnerabilidad, llamando en voz alta a su mamá. En ese momento, el equipo sintió el verdadero terror: la artista iba a tener otra crisis. Pero logran contenerla, convenciéndola para que descanse y que se cancele la grabación, a pesar de que ella quería seguir adelante a toda costa. 

Toda esta secuencia de Joss es desgarradora. O al menos, la actuación de Depp nos convenció. El dolor, la desesperación, la impotencia y el estrés que transmite la actriz generan empatía en el espectador. Entendemos que Jocelyn no tiene control en el set, que es un mero juguete de su equipo, y que ahora la ven como una pérdida de tiempo y de dinero. O bueno, al menos eso es lo que podemos desprender de la actitud de Nikki, quien ya chata de la situación de su representada, empieza a mirar para el lado. Dyanne, bailarina que acompaña a la protagonista, y que es interpretada por Jennie de BLACKPINK, capta la atención de la agente, por su talento en el baile y canto. ¿Piensa en representarla y dejar de lado a Jocelyn? Tiene toda la pinta.

Jocelyn, de la serie "The Idol", observando hacia un lado en el set de rodaje de su video musical
Captura: HBO Max

The Idol alias Pornhub

Tras una primera mitad interesante y angustiante, pasamos a un carnaval de placer en el resto del capítulo. Achacada por la fallida jornada de grabaciones del videoclip, Joss le pide a Tedros que vaya a su mansión, a lo que éste acepta, llevando con él a su amigo Izaak y a una chica llamada Chloe.

La cosa es que Tedros y Joss se van a un cuarto, en donde el tipo le pide que haga un show erótico y distintos movimientos en la cama, mientras él observa.  Diálogos como “quiero que te ahogues con mi pene” o ”prepara tu garganta para mí”, dichas por el personaje de Tesfaye, dan un poco de risa. Llegan a dar cringe, como dicen los lolos. 

La actuación de The Weeknd como un sutro dominante no termina de cerrar bien. Todas estas escenas eróticas se sienten vacías, casi como relleno. Ahora bien, sí logramos entender cuál es la función de este personaje en la historia: representa la libertad, la voluntad de Joss de querer ser ella misma; lo que se contrapone a su sumisión en la industria de la música, en donde ha tenido que ceder a sus anhelos. 

En resumidas cuentas, este segundo capítulo de The Idol estuvo mejor que el anterior, más disfrutable y más profundo. Al margen de los momentos cringes de erotismo, podemos decir que la serie sí nos entusiasma un poco más. Párrafo aparte para la música de la producción, que es muy buena. Y unas palabritas también para Jennie, que si bien tiene un papel secundario, convence con su actuación. Veamos con qué nos encontramos en el tercer episodio de esta controvertida serie de HBO.