¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Primer capítulo de The Idol:

mucho ruido, pocas nueces

Escrito por:

Publicado: 05 de Junio 2023

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía:

Jocelyn (Lily-Rose Melody Depp) lanzando un beso en escena de The Idol
Captura: HBO Max

Después de tantas polémicas, de tantos comentarios negativos y de rumores acerca de su rodaje, por fin ya se estrenó oficialmente The Idol, la nueva serie de HBO con Sam Levinson a la cabeza. El creador de Euphoria vuelve a las pantalla chica con esta producción que tiene a Lily-Rose Depp y Abel Tesfaye (The Weeknd) como protagonistas. ¡Habían altas expectativas!

Las primeras reacciones de quienes pudieron ver el capítulo 1 en el Festival de Cannes 2023 decían que básicamente éste era un episodio muy pornográfico y extremo. Obviamente, con ello el morbo y hype por ver qué onda la serie crecieron, por lo que era de esperar que hubiese una gran masa de espectadores pendientes del estreno en HBO Max este domingo. Y por supuesto, nosotros también teníamos curiosidad.

Vimos el capítulo, y luego una segunda vez en VTR+, aprovechando que cada episodio estreno llega un día después a esta plataforma. Y tras mirarlo dos veces, estamos en condiciones de decir que no fue la gran cosa. Es más: no parece que vaya a ser muy prometedora. Pero bueno, no se puede juzgar una serie por sólo un episodio. Quizá estemos siendo injustos, porque venimos con el paladar (bien o mal) acostumbrado a Succession, una de las mejores series de la historia. 

De todas maneras, sí quieres conocer nuestro análisis del debut de The Idol, a continuación te dejamos una reseña de lo que fue su primer capítulo. 

Jocelyn, la estrella pop a la que conocemos en alma… y sobre todo cuerpo

The Idol nos presenta de inmediato a la que será la protagonista de la historia. Lily-Rose Depp interpreta a Jocelyn, o “Joss” para los amigos, que está intentando reflotar su carrera como artista pop, luego de un episodio de brote psicótico tras la muerte de su madrel. La serie inicia con ella en la producción de su nuevo sencillo, en plena sesión de fotografía. Y desde ya, comenzamos a ser testigos de la sensualidad del personaje, que no tiene tapujos en mostrar su cuerpo como quiera. De hecho, en menos de 5 minutos ya podemos conocer los pezones de Joss, que osadamente decide exhibirlos en las fotos que le están tomando.

Por supuesto, Jocelyn cuenta con un equipo detrás de agentes y profesionales que velan por su cuidado. Desde una asistente personal, pasando por un representante, hasta asesores de imagen. Todos ellos entran en crisis cuando se enteran que se hizo viral una foto bastante comprometedora de Joss: ¡aparece tomándose una selfie con semen en su rostro! Sí, así mismito como lees. Se filtró una foto de la protagonista con una eyaculación facial, algo que intentan ocultarle por el temor a que sufra un nuevo colapso mental, que podrían sufrir aquellas personas de los sectores más conservadores viendo esta serie. Igual, esto es lo más “fuerte” que se presenta en el capítulo, en términos gráficos. Así que eso de pornográfico y extremo, ni fu ni fa. 

Como sea, y mientras avanza la trama, Jocelyn termina por descubrir el asunto, y se lo toma bastante bien, señalando que “podía haber sido peor”. De hecho, una de las personas de su quipo comenta que Kim Kardashian se volvió más famosa luego de que se filtrara un video sexual suyo, por lo que esta situación podría traer beneficios a Joss. Estrategia pura.

Jocelyn es un símbolo de sensualidad. El capítulo destaca su corporalidad, sus movimientos y su físico, en definitiva. Pero no es sólo eso lo que la hace una artista codiciada, pues a juicio de una de sus agentes, “la enfermedad mental es sexy”. Es justamente el hecho de que la protagonista haya vivido una crisis psicótica lo que la convierte en un producto atractivo para el público… es el morbo. Qué foerte.

Jocelyn (Lily-Rose Melody Depp) de The Idol
Captura: HBO Max

The Weeknd a lo 50 sombras de Grey

Como se ve, este capítulo nos parece plantear que la serie será una crítica hacia la industria, en la que se deshumanizan a los artistas para convertirlos en simples títeres que generen lucas. Veremos si con el transcurrir de la entrega esta idea se desarrolla bien, o si termina por ser floja.

Al margen de ello, y luego de que vemos a Jocelyn en las grabaciones de su nuevo sencillo (con la presencia de Jennie de BLACKPINK entre el staff de bailarines que acompañan a la protagonista), pasamos a una nueva locación. Y es que el personaje de Depp se dirige a un club/discoteca en el que conoce a su dueño, que no es nada más ni nada menos que Tedros, encarnado por The Weeknd

Tedros (The Weeknd) abranzando a Jocelyn (Lily-Rose Melody Depp) en la parte trasera de un auto, en escena de The Idol
Captura: HBO Max

Entre el baile, la música y el alcohol, ambos comienzan a interactuar, con una inmediata tensión sexual de por medio. Cuento corto: a Joss le gusta este tipo, a tal punto que se besan y corren mano para conocerse mejor. Lo típico.

A partir de ahí, Joss queda media enganchada de Tedros, al que invita a su lujosa casa. Aquí nos detenemos para comentar algo sobre este personaje dueño de un antro. Nos parece que es un hombre con una pinta de que algo esconde, de intenciones ocultas, pues está rodeado de tipos tatuados y con aspecto de malandros. Además, observa las cámaras de seguridad de la casa de Joss cuando entra. ¿Qué estará tramando?

En fin. El asunto es que Jocelyn lleva a su nuevo amigo a su estudio, en donde le muestra el sencillo en el que está trabajando. Le confiesa que no le gusta, a lo que Tedros le replica que a él sí le parece bueno, aunque le fala algo… y eso es que pueda “demostrar que hace bien el sexo”.

Así, y en su afán por “liberarla sexualmente” para que cante mejor y con más sentimiento, este tipo le ata sobre la cara la túnica que lleva puesta la chica, asfixiándola pero dándole respiro cuando le abre un agujero en la tela, usando un cuchillo. Parece que Joss tiene hipoxifilia y disfruta de esto, porque en el capítulo también hay una escena en la que la vemos dándose placer mientras con una mano se aprieta el cogote. ¡Uf!

Con ese último momento de Tedros permitiendo que Jocelyn vuelva a respirar bien, termina el capítulo. Como dijimos en el título, mucho ruido y pocas nueces. No nos pareció para nada demasiado controversial, aunque entendemos que a la gente más mojigata le pueda parecer muy extremo (¡aparecen pezones!). La historia no es la última maravilla, pero veremos si en las próximas entregas nos sorprende con un desarrollo más interesante. Somos sinceros, la espera por un nuevo episodio no nos asfixia.