¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

The Northman: una

sangrienta epopeya vikinga

Escrito por:

Publicado: 13 de Diciembre 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía:

Cartel promocional de la película The Northman

Se nos va 2022, y no podemos no hablar de una de las películas más populares durante este año. Nos referimos a The Northman, o El Hombre del Norte, la última cinta del aclamado director Robert Eggers, y que enamoró tanto a la crítica como al público. Una historia que narra las peripecias de un guerrero que se tiñe de un aura épica y de pura venganza, inspirada en la mitología vikinga. ¡Sorprende desde su inicio hasta su final!

Protagonizada por Alexander Skarsgård, junto a un elenco de lujo que completan Nicole Kidman, Anya Taylor Joy, Ethan Hawke y un holgado presupuesto de 90 millones de dólares, esta cinta dio mucho que hablar. Y aprovechando su reciente estreno en VTR+, en Clack! queremos hacer un repaso de esta fantástica película, llena de emociones e intensidad. 

Un espectáculo cinematográfico

Eggers no se guardó nada para su tercera película. En El Hombre del Norte se refuerza la visión del director: misteriosa y oscura. Pero si esperaban algo parecido a Game of Thrones o alguna de las series nórdicas de los últimos años, estaban equivocados.

The Northman es inquietante, con un halo de misterio propio del director, que ya mostró sus dotes en La Bruja (2015) y El Faro (2019). Su cine no es convencional, por el contrario: intenta desdibujar los cánones hollywoodenses, sobre todo en términos de acción desenfrenada. Desde ya que la cinta cuenta con la dosis de acción que todos queremos ver, pero el misterio es lo que domina. Los planos son alucinantes, a veces estáticos, pero siempre contemplativos y de una belleza inspiradora.

Alejado de las fórmulas y dispuesto a apostar todo desde el lado más visual, The Northman es una película mitológica extraordinaria, de venganza y redención. De hecho, Eggers quería que la película se hablara por completo en idioma antiguo, pero luego de una prueba piloto con espectadores, se dio cuenta que era demasiado y mezcló el lenguaje original con un inglés bien acentuado. ¡El resultado es más que sólido!

Amleth en la orilla de un acantilado observando numerosas carabelas en el mar

En busca de la venganza

Vimos cientos de películas relacionadas a este tópico, pero todavía no parece desgastarse. ¿Acaso nos gusta mucho esta clase de derramamientos de sangre? Probablemente. La cosa es que el pequeño príncipe llamado Amleth llevaba una vida tranquila, en el norte del mundo, donde el frío reina.

Rápidamente, el jovencito ve como su tío Fjölnir (Claes Bang) le tiende una trampa a su propio hermano, Aurvandill (Ethan Hawk), matándolo en una emboscada totalmente cobarde. Así, Fjölnir se proclama Rey, toma como esposa a su ex cuñada, la Reina viuda Gudrún (Nicole Kidman), y manda a matar al pequeño muchachito Amleth. Por suerte, este logra escapar en un barco y jura vengarse. El resto de la historia la conocemos todos, pero aún así queremos verla y queremos que se consolide. ¡La venganza siempre es buena, no mata el alma ni la envenena!

Corte a negro. El niño ya no es más pequeño, es un musculoso hombre que sabe matar con sus propias manos, con una ferocidad alucinante. Alexander Skarsgård vuelve a su patria luego de muchos años, esclavizado pero con un solo objetivo entre ceja y ceja: vengarse. Y vaya si lo hará…

Alexander Skarsgård interpretando a Amleth en The Northman

¿Espionaje vikingo? ¡Claro que sí!

Pasaron tantos años que Amleth está irreconocible, incluso para su propia madre. Así, poco a poco, el príncipe vikingo todavía no reconocido se infiltra en la aldea de su madre y su tío. Allí conocerá a su compañera de aventura y a su gran amor, Olga (Anya Taylor Joy). El plan está en marcha. Las muertes se suceden una tras otra, generando incertidumbre entre los seguidores del Rey Fjölnir. ¡Mira de quién te burlaste!
A medida que la película avanza, el ambiente se torna irrespirable, lleno de tensión e incertidumbre. El sol desaparece y el frío arremete con especial fuerza. Por un lado, Amleth es una máquina de cortar seres humanos, pero uno se pregunta si él solo podrá cometer su venganza de principio a fin sin sacrificar nada. Es un interrogante que no se responde hasta el final. Peleas, extremidades descuartizadas, carruajes voladores, runas nórdicas y mucho más emergen en una película tan visual y pasional como potente y brutal. Una carnicería a cielo abierto, con paisajes volcánicos y de montañas que quedarán grabados en la retina.