¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Reseña Megalodón 2: ni el

gran abismo asusta a Jason Statham

Escrito por:

Publicado: 21 de Agosto 2023

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía:

Buzo frente a un megalodón
Fuente: Warner Bros.

Para quienes vieron Megalodón, película del 2018, puede parecer un poco descabellado pensar en que los protagonistas decidieran volver a explorar el gran abismo, considerando los trágicos acontecimientos y múltiples desmembrados de la última vez. Peeeeero, nada hacía presagiar que esta vez incluso crearían trajes tipo Ironman para ponerse a caminar en la mismísima casa de los megalodones y otras horribles criaturas marinas. 

Obviamente, el equipo vuelve a ser liderado en esta secuela por Jason Statham, en el rol de Jonas Taylor, quien básicamente sigue demostrando que sin importar el papel, no le teme a nada ni a nadie. El resto del reparto cambia casi en su totalidad, pero no es relevante para nada, pues finalmente todos queremos ver lo que nos prometieron; es decir, a nuestro héroe musculoso salvando el mundo.

¡Ojito! Si quieres ponerte al día con la historia del tiburón prehistórico, antes de ver Megalodón 2 (2023), puedes sumergirte en el catálogo de HBO MAX, al que puedes acceder de manera gratuita gracias a tu plan de televisión VTR. 

Sinopsis de Megalodón 2: el super tiburón saldrá a jugar con toda su pandilla prehistórica

Como te contábamos previamente, Megalodón 2 comienza con los científicos del Mana 1 planeando su nuevo viaje de exploración al gran abismo. Todo estaba fríamente calculado para no correr riesgos, sin embargo, no tenían contemplado el enfrentamiento con un grupo de mercenarios y su operación minera en el fondo del océano.

Desde allí, todo es un caos. El grupo de científicos liderados por Jonas Taylor y Jiuming Zhang (Wu Jing), hermano de Suyin, debe enfrentarse al peligro de lo desconocido, la falta de oxígeno, los animales prehistóricos hambrientos y una gran conspiración en su contra; mientras intentan volver a la superficie.

No obstante, salir de las profundidades del abismo no asegurará nada, pues nuevamente hay una ruptura en la termoclina, dejando libre el paso a todas las bestias marinas prehistóricas.

Jason Statham lo hizo otra vez

Si disfrutas las películas de acción, cargadas de suspenso y que, a pesar de sus escenas científicamente improbables, te llenan de adrenalina. Entonces, Megalodón 2 es para ti. Claramente el fuerte de la película es su historia de supervivencia, con nuevos enfrentamientos y obstáculos a cada minuto y un equipo, que aunque enfrentan más dientes y tentáculos que nunca, jamás dejan atrás a un compañero. ¡Esos sí que son amigos leales!

Y es que si uno de mis mejores amigos fuera Jason Statham tampoco querría separarme de él, pues este verdadero hombre de acción siempre termina salvando el día, incluso si tiene que afirmar a un megalodón con el pie o atravesarlo con una lanza hechiza. 

Jonas Taylor (Jason Statham) luchando contra un megalodón
Fuente: Nobbot

Por otro parte, la cinta dirigida por Ben Wheatley, mantiene completamente la atención de los espectadores durante los 116 minutos de duración. Siempre los protagonistas tienen un nuevo conflicto que resolver y eso mantiene a la audiencia expectante de cuál será la nueva jugada del equipo. 

Sumado a lo anterior, aunque las criaturas no tienen gran exactitud científica ni un suculento respaldo paleontológico detrás, logran verse 100% aterradoras. ¿Lo mejor de todo? Esta vez no tenemos solo un megalodón, sino tres, sumado a unos reptiles come gente y un impactante calamar gigante. ¡Ah! Pero por si eso fuera poco, aparecerán un par de mercenarios intentando matar a nuestro héroe. ¡Y todo en el mismo día! Aunque sabemos que ya es un día normal para Jason Statham. 

En conclusión, Megalodón 2: el gran abismo no es una cinta que prometa ganar un Premio Óscar, pero sí te hará disfrutar de un momento entretenido y aterrador en el fondo del océano. Y te aseguramos, que no será necesario que tengas talasofobia para que llegues a morderte las uñas de nervios, solo bastará con contarle los dientes al megalodón.