¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

El espantatiburones:

¡ideal para salvarte del aburrimiento!

Escrito por:

Publicado: 06 de Abril 2023

Tiempo de lectura: 2.5 minutos

Fotografía:

Óscar, personaje animado de la película "El Espantatiburones"

DreamWorks es una productora que desde su fundación en 1994, nos ha regalado una tracalada de buenas películas animadas. Antz: hormiguitaz (1998), Pollitos en fuga (2000), Shrek (2001), … ¡son muchas las historias que hemos disfrutado estos años! Por eso, y queriendo revivir alguna de estas clásicas cintas, el otro día decidimos darnos una vuelta por VTR+. Ahí fue cuando un título llamó nuestra atención: El espantatiburones (2004), que la verdad, no recordábamos que existìa. 

Lo único de lo que teníamos memoria era de que trataba de un pez que supuestamente había matado un tiburón. Pero, ¿qué más pasaba? ¿Era una buena película o no? Nos picó el bichito de la curiosidad, así que como equipo Clack! nos dispusimos a verla. Y si bien no terminó siendo una obra maestra de la animación, como las que mencionamos al comienzo, sí que es una alternativa más que recomendable para ver en familia. ¿Por qué? A continuación te lo contamos.

Historia que te engancha de una

El espantatiburones tiene una trama muy atractiva. En la película conocemos a Óscar, un pez que se encuentra en una situación que le cambia la vida. ¡Es la representación literal de la frase “estar en el lugar indicado en el momento indicado”!

Resulta que este animal acuático trabajaba en un lavadero de ballenas, con una vida terriblemente aburrida. Pero un día, y por extrañas circunstancias, los habitantes de su ciudad creen que mató a un tiburón. Las extrañas circunstancias: dos medusas lo encuentran frente al cadáver de uno. Así que aprovechando eso, Óscar finge que realmente lo mató. La voz empieza a correr, ¡y se convierte en una celebridad!

Pero la fama trae sus cosas malas. No queremos hacer demasiado spoiler, solo te decimos que un tiburón llamado Don Lino, no estará muy contento con este pececillo…

Aventuras y humor

Como es de esperar en una cinta animada para la familia, hay muchas situaciones entretenidas y escenas emocionantes. Persecuciones, carreras de caracoles, batallas de baile, y peleas épicas forman parte de esta película. 

Los personajes son muy carismáticos. Óscar tiene una especie de triángulo amoroso con Angie y Lola, dos pececitas muy distintas entre sí. Además, tenemos a un tiburón vegetariano llamado Lenny, que nos recuerda a esos tiburones de la película Buscando a Nemo (2003), aunque este es realmente tierno y para nada intimidante. ¡Los peces son amigos, no comida!

Y a ellos, se suman otros personajes divertidos, como medusas que son caracterizadas como rastas y camarones que andan en pandilla. Hay números musicales y el humor es muy del estilo Shrek. ¡Para que te vayas haciendo una idea de lo que te puedes encontrar!

Óscar, Angie y Lenny, personajes de la película animada "El Espantatiburones" conversando

Lección de vida importante para los brocacochis

Ya lo puedes haber imaginado al leer de qué se trata esta cinta. Y es que lo que le sucede a Óscar en El espantatiburones, se puede entregar una valiosa enseñanza a los pequeños de la casa: uno siempre tiene que ser como uno es, no intentar aparentar o comportarse de manera distinta solo para alcanzar validación social. 

Relacionado con ello, se transmite lo peligroso que puede llegar a ser la mentira, pues te arrastra a situaciones difíciles de controlar. Además, aborda temas como la discriminación y la importancia de la familia. ¡Una película perfecta para divertirse y reflexionar!

Frankie frente a un plato vacío en la película animada "El Espantatiburones"

Fuente: DreamWorks

En definitiva, ver El espanta tiburones es una buena opción si no tienes nada que hacer durante un fin de semana con tus seres queridos. No es una de las mejores producciones de DreamWorks, ni de cerca, pero cumple con su cometido de entretener y sacar risas. Y eso es lo que uno busca en estas películas, ¿no?