¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Charlie y la fábrica de chocolate:

un clásico que no pasa de moda

Escrito por:

Publicado: 05 de Septiembre 2022

Tiempo de lectura: 4 minutos

Fotografía:

Willy Wonka

Dulces, aventuras y canciones pegajosas. Eso es Charlie y la fábrica de chocolate, uno de los peliculones más icónicos de Tim Burton. Estrenada en 2005, esta nueva adaptación del libro de Roald Dhal en la pantalla grande deslumbró con su historia llena de fantasía, comedia, aventura, ¡y por supuesto que de chocolate!

La cinta fue un éxito de taquilla y gustó tanto al público como a los críticos. Y es que con ella, pudimos volver a ser niños, visitando una fábrica de chocolate tan grande como bizarra. Una aventura mágica, de la que salimos llenos de emociones y aprendizajes, como por ejemplo el valor de la familia.

En Clack! recordamos con nostalgia esta película, que definitivamente se convirtió en un clásico infantil y familiar. Y si tú aún no la has visto, o quieres armar el mejor panorama de un sábado por la tarde con tus seres queridos, entonces a continuación te contamos por qué deberías darle una oportunidad a Charlie y la fábrica de chocolate y verla aprovechando tu plan de televisión.

¿De qué trata Charlie y la fábrica de chocolate?

Primero debes saber qué nos presenta esta película. En ella seguimos al pequeño Charlie Bucket (Freddie highmore), un niño que vive con sus padres y todos sus abuelos en una vieja y humilde casa que en cualquier momento se cae. La familia está sumergida en la pobreza, y para más remate, al padre de Charlie lo echan de la pega. La situación económica va de mal en peor, y comienzan a pasar hambre.

Por otra parte, tenemos a Willy Wonka (Johnny Depp), un empresario dueño de una fábrica de chocolate, que un día decide poner en circulación 5 billetes dorados escondidos dentro de las envolturas de miles y miles de sus chocolates. Aquellos quienes encuentren esos boletos, podrán disfrutar de un día increíble visitando y recorriendo la fábrica, además de llevarse un cargamento completo de chocolates y dulces para toda la vida. ¡Ñam ñam!

Charlie es uno de los afortunados ganadores, y junto con los otros 4, descubrirán todos los secretos y rarezas que el lugar guarda dentro. 

Willy Wonka en el frontis de la fábrica de chocolate

¿Por qué ver Charlie y la fábrica de chocolate?

Te recomendamos mirar esta película junto con tus familia por las siguientes razones:

Los valores que transmite 

Charlie y la fábrica de chocolate es de esas películas que tienen un trasfondo muy importante para niños y mayores, volviéndose una cinta infaltable por las lecciones que nos deja. Con ella, podemos aprender valores como la amistad, la inclusión, conocer la frustración y superar las dificultades.

Vamos a un ejemplo: en Charlie vemos reflejado el amor y la bondad, pues es un chiquillo muy generoso, comparte lo poco y nada que tiene con sus abuelitos, y es muy cariñoso con ellos. De hecho, los escucha y los respeta, mostrándonos el cómo debemos comportarnos con las personas mayores. 

Y relacionado a eso último, la película también nos muestra lo importante de la unión familiar. Pese a las adversidades que enfrentan producto de la pobreza y la falta de oportunidades, los integrantes de la familia de Charlie se mantienen juntos y fuertes. ¡Vin Diesel estaría orgulloso!

Una variedad de personajes pintorescos 

Los personajes de Charlie y la fábrica de chocolate son una cosa única. Sus diseños y personalidades diferentes harán que los ames o los odies, sobre todo en cuanto a los otros 4 niños que ganaron los boletos de oro. No queremos hacer demasiado spoiler, pero te encontrarás con algunos glotones, otros envidiosos, algunos más gentiles, y otros definitivamente demasiado insolentes.

Willy Wonka también es todo un personaje. Extravagante y con una personalidad alegre y relajada, este señor a veces da la impresión de que está loco.

Y hablando de locuras, también tenemos a los queridos Oompa Loompas, unos enanos muy divertidos que trabajan en la fábrica, y que le ponen ritmo a la película cuando intervienen con sus bailes y canciones.

Oompa Loompas bailando

Efectos visuales y diseño artístico 

Por último, y no menos importante, esta película tiene unos efectos especiales espectaculares tanto en los personajes, como dentro de la misma fábrica, volviéndose atrapante y generando una especie de ambiente psicodélico durante todo el film. Combina la música con efectos prácticos y otros virtuales muy avanzados que generan una atmósfera que es una verdadera maravilla.

Tim Burton, su director, quiso que la mayoría de los escenarios de la película fueran reales, por lo que gran parte de los espacios fueron creados físicamente con distintas prótesis, con la idea de que los actores también se sientan rodeados de esa energía que puede transmitir el ambiente y no depender tanto de las pantallas verdes. Así, buscó darle naturalidad a la cosa, como se hacía en la vieja escuela. 

Willy Wonka y los ganadores en la fábrica de chocolate

Como pudiste leer, esta película tiene una producción audiovisual fantástica, un cast de personajes único, y lo más importante, enseñanzas para personas de todas las edades. Así que no lo pienses más y disfruta de Charlie y la fábrica de chocolate junto a tu familia usando los beneficios de un plan de televisión VTR.