¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

House of the Dragon y un

bebé de lo más espeluznante

Escrito por:

Publicado: 10 de Noviembre 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía:

Rhaenyra Targaryen, de House of the Dragon, en labor de parto.

La tradición de bebés deformes y criaturas horribles que dan sus primeros respiros es extensa. Tanto en cine como en televisión, son muchas las bendiciones que nos dejaron sin aliento de lo terroríficas que eran. Prácticamente existe un subgénero de terror que explota esta tendencia conocida como infantofobia, un miedo descomunal a los niños. Y como no, en House of the Dragon se sigue con esta linda tradición.

Y es que HOTD se sumó brevemente con un especimen que dejó a todo el fandom para dentro. En el último capítulo de la primera temporada, y luego de recibir una mala noticia detrás de otra (la muerte de Viserys y la coronación de Aegon), Rhaenyra comienza a sentirse mal y tiene un aborto espontáneo. Lo que se deja ver es un feto avanzado, con escamas de dragón y una cola.

Una de las escenas más sangrientas y explícitas del spin-off de Juego de Tronos. Y aunque en el capítulo solo vimos por unos pocos instantes el aspecto de la guagua abortada, recientemente su diseñador, Barrie Gower, ha compartido una imagen del muñeco de silicona utilizado para esa secuencia. A continuación te lo mostramos y te contamos todo lo que tienes que saber en torno a este bebé deforme que conmocionó en La Casa del Dragón. ¡Recuerda que puedes revivir ese momento viendo la serie en VTR+!

Una serie de partos

Primero, es importante recordar que este no fue el primer embarazo de la princesa devenida en reina. La primera temporada de la precuela de Game of Thrones tuvo una buena cantidad de partos. Gritos, lágrimas de dolor y sudor por doquier. Parece que en La Casa del Dragón se le da mucha importancia al momento del nacimiento, sobre todo si alguien más (sí, tú Alicent) tiene que chequear que el nuevo miembro de la familia tenga sangre real.

Durante el inicio de la temporada de House of the Dragon, los nacimientos fueron recurrentes, para bien y para mal. Aemma, la primera esposa de Viserys, muere tras dar a luz a un niño que alcanzó a vivir tan solo un día. Unos capítulos más adelante, cuando Emma D’Arcy toma la batuta del papel de Rhaenyra en lugar de Milly Alcock, la vemos caminando por la Fortaleza Roja en un plano secuencia estupendo. Ella quería llevarle a su recién nacido a Alicent.

En el final de temporada, luego de muchas malas noticias, Rhaenyra entra en parto y decide llevarlo adelante ella sola, con un río de sangre que pone los pelos de punta. La criatura, finalmente, sale del vientre de la madre ya muerta. Visenya nació como un híbrido entre humano y dragón. Y ahora podemos apreciarla con mayor detenimiento, pues desde su instagram, el diseñador de maquillaje protésico Barrie Gower compartió una imagen de la bebé hecha de silicona, que a continuación te dejamos.

¿Alguien dijo bebés deformes y diabólicos?

Tanto en la gran pantalla como en la televisión, estas criaturas tuvieron grandes momentos. En Trainspotting (1996) vemos a un bebé común y corriente, hasta que el mundo de las drogas duras se interpone, y comienza a gatear por el techo y hasta da vuelta su cabeza. Atroz, emblemático e inolvidable. Como si fuera poco, cuando murió por broncoaspiración en su cuna, el espectador se entera que la criatura era hija de Sick Boy. ¡Ay no!

Mucho antes de El Señor de los Anillos, Peter Jackson hacía películas de culto y loquisimas. Braindead (1992) tiene un bebé zombie, así tal cual lo lees. Tras un brote pandémico, el protagonista decide encerrar a todos en un sótano, hasta que una muchacha tiene un bebé zombie que se vuelve de lo más divertido.

Total Recall (1990) fue uno de los mayores éxitos de la década, con un Arnold  Schwarzenegger en su peak. Hacia el final de la cinta, Quaid se topa con el villano que en realidad tiene al verdadero villano en su vientre. Este es un bebé absolutamente desagradable, siniestro y, como no, memorable.

Para finalizar, hay un bebé que no se caracteriza por sus deformidades y excentricidades. En American Sniper (2014), una de las películas más mediocres en la carrera del gran Clint Eastwood, Bradley Cooper sostiene a un bebé de juguete. ¿La razón? No llegaron a encontrar un bebé verdadero al momento del rodaje. Insólito.


Sea como sea, los bebés feos son cosa común en las películas y series. House of the Dragon se unió a esta tendencia, regalándonos un momento desgarrador y bastante gráfico. Veremos si en la próxima temporada nacen nuevos jinetes de dragón. Por lo pronto, Westeros se llenó de Targaryen, aunque todos sabemos muy bien cómo va a terminar esa historia…