¡Conoce más!

¡No te pierdas nuestros estrenos!

Suscríbete a nuestro newsletter

Novedades

Columna | Spider-Man: No Way Home

y el éxito detrás de mucha expectativa

Escrito por:

Publicado: 29 de Septiembre 2022

Tiempo de lectura: 3.5 minutos

Fotografía:

Spider-Man colgando de una telaraña

Diciembre del 2021, el mundo comenzaba su reactivación y dentro del panorama oscuro de ciine aparece una luz de esperanza. Luego de 18 meses sin poder llenar salas, Spider-Man: No Way Home, la entrega combinada del MCU entre Marvel y Sony, se vuelve un evento que nadie quiere perderse. 

La nueva cinta del héroe arácnido se estrenó bajo una nube de especulaciones y expectativas que muchos creían que no podía cumplir. No obstante, esta se convertiría sorpresivamente en una anomalía, siendo querida por el público y críticos de igual manera. 

Si bien, este 2022 ha tenido algunos ejemplos de este fenómeno, como Top Gun: Maverick, será difícil ver que alguna película repita esta historia. Son muchos los factores que ayudaron a Tom Holland y compañía a ser protagonistas de una de las películas más taquilleras de todos los tiempos, y en esta columna desglosaré los que creo que son los más importantes.

AVISO: De aquí en adelante encontrarán spoilers.

El Núcleo: responsabilidad y consecuencias

La tercera entrega de El Hombre Araña en el Universo de Marvel es una montaña rusa de emociones y luces. Batallas de grandes magnitudes, poderes ilimitados y personajes por doquier son parte de la fórmula de esta franquicia. Lo que nadie esperaba era que, entre tanta parafernalia, existiese una historia de Peter Parker emocionante y eficaz

De comienzo a fin la trama va dejando lecciones para el héroe. Cada paso, cada discusión y cada pelea tienen un desarrollo, un significado y una consecuencia sobre Peter. 

Consecuencias, como la muerte de Tía May o la pérdida de amigos hacia un bien común, que van apuntando en un sentido, el de la responsabilidad. Este es un concepto que evoluciona para Spider-Man y que permite visualizar la madurez de un (aún) joven Peter Parker. Sin el desarrollo de él, no tendrás cómo conectar con la audiencia, por más colores y explosiones que quieras agregar.

Ese “fan service”

No lo mencioné antes porque sé que es el gran tema de la película. Creo que todos podrán intuir a qué me refiero. De hecho, es EL GRAN factor que puso a las personas en los asientos. La inclusión de Tobey Maguire y Andrew Garfield en Spider-Man: No Way Home no solo sacó aplausos en la misma sala de cine (y unos cuantos gritos de emoción), si no que también sacó aplausos días después de su estreno.

Todos sabían el secreto, aunque mantenían la duda. Ese aire de incertidumbre fue palpable durante horas, hasta la aparición de los dos antiguos Spider-Man. El tema es qué pasaba después. ¿Pasaron solo a saludar? No, ambos personajes conectaron con el núcleo de la trama. Fueron un aporte (al punto anterior) sobre nuestro protagonista, llevando su experiencia a guiar a Peter por el buen camino, logrando ese efecto de victoria y no de superficialidad que todos temían.

Los tres Spider-Man junto al Doctor Strange

El descontrol de expectativas o “hype”

Escribí sobre el núcleo de la película, luego sobre elementos de esta y ahora me referiré a su contexto. Porque para entender la pintura general, había que explicar lo particular. 

Hoy vivimos en un mundo de opiniones e influencias que mueven masas. Por esto mismo, los blockbusters de estos días no solo necesitan basarse en su marketing potencial, sino que deben tener un cuidado en la calidad de lo que se entrega.

¿A qué me refiero con esto? Es simple: por más villanos y héroes conocidos que uno tenga, no puedes asegurar ese éxito de taquilla. Vean el ejemplo de Doctor Strange en el Multiverso de la Locura; una película que tenía aún más personajes, pero a la que le faltó un núcleo, no convenciendo a la crítica ni al público y produciendo menos de la mitad de recaudación que el filme del que estamos hablando. 

Por más sorpresas que puedas dar en la campaña, si las personas no conectan, no serás recordada, especialmente en el mar de opiniones. Spiderman: No Way Home se preocupó de esto. Fue la anomalía que se dio el lujo de crear expectativas, sentar a la gente en sus butacas, mostrarles lo que querían ver y entregarles una buena historia sobre personajes tridimensionales.
Créanme cuando les digo que serán pocas las veces donde veamos esta suma de factores. Aun así, hay que motivarse: sigamos yendo al cine, como antes, porque en cualquier momento podemos encontrar otra gran experiencia como esta.